Desarrollo de la Glándula Mamaria Durante la Vida y Consejos Durante el Embarazo y Lactancia

Escrito por Dra. Marisel Aguilar Herrera Martes, 07 de Agosto de 2012 21:50

El Desarrollo de la glándula mamaria La embriogénesis de la glándula mamaria comienza entre las 18 y 19 semanas de vida intrauterina. Durante el periodo neonatal puede producirse escasa secreción láctea, producto del estímulo de prolactina materna. Durante el período prepuberal las vesículas mamarias se transforman en conductos, por crecimiento longitudinal y ramificación, sin que sea posible reconocer alvéolos. Posteriormente, el tejido mamario rudimentario permanece inactivo y las glándulas mamarias sólo crecen en forma isométrica con el cuerpo, sin presentar modificaciones estructurales. Durante el desarrollo puberal en la niña, entre los 10 y 12 años de edad, se inicia el funcionamiento de los ovarios con la secreción de estrógeno que sumados a un factor que probablemente sea la hormona de crecimiento, determinan el crecimiento de la glándula mamaria (telarquia).  Luego, al comenzar los ciclos ovulatorios, se inicia la producción cíclica de progesterona que sumándose a los estrógenos, determina un nuevo crecimiento de la glándula, con formación de los primeros alvéolos. El desarrollo mamario durante el ciclo menstrual se caracteriza por cambios cíclicos que reflejan las variaciones hormonales.

El estrógeno estimula la proliferación del la glándula con la formación y ramificación de los conductos. La progesterona en la segunda mitad del ciclo favorece la dilatación de los conductos y la diferenciación de las células alveolares. Estos cambios no regresan con la menstruación, lo que permite a la mama continuar su desarrollo durante la edad adulta. Durante el embarazo, al elevarse los niveles de progesterona, prolactina y lactógeno placentario, los lobulillos se expanden en forma de racimos y la glándula mamaria se prepara para cumplir su función primordial, la secreción de leche. El período inicial del embarazo se caracteriza por una gran proliferación. Entre la 5a y la 8a semana de gestación se aprecian cambios visibles en las mamas: aumentan notablemente de tamaño, se sienten más pesadas, se intensifica la pigmentación de la areola y el pezón y se dilatan las venas superficiales. Al final del primer trimestre aumenta el flujo sanguíneo por dilatación de los vasos sanguíneos. El crecimiento de la mama continúa durante toda la gestación. Después de las 20 semanas, cesa la proliferación y las células inician su actividad secretora.

Cambios mamarios durante el embarazo y la lactancia

Casi inmediatamente de quedar embarazada, notará cambios en los senos. Éstos se están preparando para alimentar al bebé. Los cambios incluyen lo siguiente:
Cosquilleo, hinchazón, sensibilidad al tacto o molestia

¿Por qué duele tanto el pecho durante el  embarazo?

Los cambios hormonales durante el embarazo producen un mayor flujo sanguíneo y cambios en los tejidos mamarios, lo cual puede hacer que sientas tus pechos hinchados, doloridos, con hormigueo y más sensibles al tacto que de costumbre. Algunas mujeres describen esta sensación como una versión exagerada de lo que se siente en los pechos antes de menstruar.

La sensibilidad en los pechos es uno de los primeros síntomas del embarazo. Generalmente comienza entre la cuarta y la sexta semana del embarazo y persiste durante los primeros tres meses.

¿Qué otros cambios puede esperar?

A las ocho semanas de embarazo aproximadamente, los senos también comienzan a crecer y esto seguirá ocurriendo durante todo el embarazo. Es normal que aumente una o dos tallas de brasier en las copas, especialmente si es su primer bebé. Es posible que sienta picazón  en los pechos a medida que se estira su piel e incluso pueden aparecer estrías.

Quizá se vean las venas a través de la piel de los senos, y los pezones se agrandarán y oscurecerán. Después de los primeros meses, las areolas— los círculos más oscuros que bordean los pezones— también crecerán y se pondrán más oscuras.

Pezones y aréolas oscuras

Los pezones se tornan más oscuros y pueden notarse más.Las aréolas (piel que rodea los pezones) se tornan más oscuras y crecen.Las pequeñas glándulas de la superficie de las aréolas se elevan y se tornan irregulares.Esas irregularidades o bultitos producen una sustancia aceitosa que evita que los pezones se resquebrajen o resequen.

Secreción

Para las semanas 12 a 14 del embarazo, algunas mujeres tienen secreciones de los senos.Esa secreción es el calostro (el líquido que nutre al bebé los primeros días después del parto antes de que los senos comiencen a producir leche).
El calostro puede salir por sí solo, al masajear el seno o durante la excitación sexual.
A principios del embarazo, el calostro suele ser espeso y amarillo. Al acercarse el momento del parto, se torna más pálido y casi incoloro.

Abultamientos en pezones

Puede ser que antes no se haya dado cuenta de los pequeños abultamientos que hay en las areolas. Pero ahora estos bultitos, que son un tipo de glándulas que se encargan de producir una sustancia aceitosa y que se conocen como glándulas de Montgomery, pueden volverse mucho más pronunciados.

¿Que puedo hacer ?

La mejor opción es que se compre un buen brasier, que estire sin barillas y sin costuras, de algodon.

Durante el tercer trimestre, quizá vale la pena comprar un brasier para la lactancia, porque de todas formas necesitará uno para amamantar a tu bebé. Durante la noche intente usar un brasier nocturno para embarazada, que esté hecho de algodón suave y que no apriete. Éste lo puede comprar en las tiendas de maternidad.

Es particularmente importante usar un brasier que sujete bien los pechos y sea cómodo mientras hace ejercicio, porque los pechos estarán más pesados. Un brasier deportivo le proporcionará la sujeción adicional que necesitas y te aliviará el dolor.

Al comprar un brasier puede optar por elegir uno que le este un poco grande, de modo que sus pechos tengan espacio para crecer, ya que es posible que aumente una talla o dos (tanto en las copas como en el perímetro torácico) a medida que se pongan más voluminosos y tu panza crezca.

Al elegir un brasier, asegúrate de que puedes abrocharlo cómodamente en la posición más ajustada, para poder ir usando los otros cierres a medida que se vaya ensanchando y le vayan creciendo los pechos.

Use almohadillas protectoras desechables o lavables si tiene secreción de calostro.
Deje secar los senos al aire un par de veces por día y después de bañarse.

No se lave la aréola y los pezones con jabón porque le resecará la piel.Trate de usar solamente agua tibia.